Argumentos Clave para Alentar la Innovación

Conversamos con José Alberto Peña González, VP & Director General de GSK México acerca del diálogo con el gobierno y del impacto que la industria está en condiciones de aportar al crecimiento de un país

Para algunos economistas, según su visión teórica, el dinero que se destina a los tratamientos de salud de una población puede ser considerado un gasto, mientras que para otros, en cambio debe tomarse como una inversión. Más allá del debate teórico e ideológico, lo cierto es que nadie duda de que a fin de cuentas, lainnovación es necesaria para que una sociedad se desarrolle. Así, la innovación en salud puede considerarse una fuente de crecimiento para los países y sus sistemas de salud. Dicho diálogo está actualmente siendo llevado adelante por diferentes actores del sector con las organizaciones de gobierno y uno de sus promotores es José Alberto Peña González, VP & Director General de GSK México.

“Creo ha evolucionado de considerarse a la salud como ser un tema  social que llevaba a tomar decisiones basadas en necesidades sociales a estar, en la actualidad basadas en la combinación de las necesidades médicas y obviamente combinándolos con los criterios económicos”, sostiene el ejecutivo. “Me refiero a que hoy se tiene en cuenta tanto el costo de los tratamientos como el beneficio que un tratamiento podría dar, finalmente, para un país. Y ahí es donde viene  la aportación que la salud puede tener para el crecimiento de un país, donde obviamente un medicamento que dé resultados buenos, rápidos, al final del proceso, ayudará a que la población pueda ser lo más productiva posible. En ese efecto es donde el medicamento finalmente genera el beneficio y el crecimiento hacia la economía de un país”, añade.

A continuación transcribimos el resto de su diálogo con eyeforpharma.

Tú has estado basado en China. ¿Cómo crees que el gobierno chino toma el tema de la innovación en la salud y cómo es la relación con la industria en comparación con México y Latinoamérica?

JAPG:Yo creo que cada país está en un estado diferente de evolución con respecto a su sistema de salud. También es diferente el modo cómo evalúan las tecnologías que hoy en día están llegando a cada uno de los países porque los tiempos son diferentes, los sistemas son diferentes, la terminología es diferente y todo eso resulta en que las necesidades sean diferentes. Entonces es muy difícil comparar; yo creo que lo que hay que hacer es aprender de los diferentes sistemas de salud y ver cómo cada uno puede ir mejorando en sus procesos de evaluaciones. Lo importante es asegurar que la innovación esté llegando de la mejor manera posible y que realmente se complemente con los sistemas de salud de la mejor manera para la población. Creo que cada vez más se están robusteciendo los gobiernos en éste análisis y, hablando específicamente de México, yo creo que los procesos actuales son bastante robustos pero también estamos en un período de cambio donde, si nos proyectamos a un par de años hacia adelante, lo que estamos viviendo hoy va a ser muy diferente a lo que vamos a vivir en un futuro.

¿En qué cambiará la relación con el gobierno en el futuro?

JAPG:Creo que las evaluaciones van a ser aún más estrictas de lo que son, veo que los sistemas regulatorios han evolucionado mucho pero también van a seguir evolucionando. Creo que ante un pedido de inclusión de un nuevo medicamento, cada vez más se nos va a cuestionar a la industria cuál es el valor, no únicamente en el aspecto médico, sino también en cuanto a la productividad y al aporte que se haga para el desarrollo del país. Si se empieza a ver lo que está pasando en diferentes partes del mundo, definitivamente podemos decir que hay sistemas de salud que están más evolucionados: el británico, el australiano, el alemán, en Asia probablemente los más robustos sean los de Taiwán, donde la evaluación está muy enfocada a medir resultados para asegurar que hay una aportación favorable de inclusión de cualquier producto o tecnología.

¿Y cómo estamos en Latinoamérica?

JAPG:Creo que en Latinoamérica también, si tomamos diferentes países, estamos en diferentes estados de progreso, pero creo que cada uno de ellos tiene su razón, y creo que el sistema global también está bajo grandes retos. La economía global actualmente no ayuda, los tipos de cambio están sugiriendo a la industria la necesidad de implementar nuevas estrategias. Aquí en México hemos sufrido en cuestión de meses una devaluación del 25% que ejerce una gran presión y si tomas en cuenta que una economía como la mexicana depende casi un 40% del ingreso de petróleo y a eso le sumas que se ha caído el precio del petróleo un 50% en los últimos dos años, y le agregas la devaluación…, pues creo que hay un tema también significativamente fuerte y de mucha presión a la economía mexicana.

DC: De lo que me vienes diciendo tomo nota de dos cuestiones. Una es que tú decías que se van a recrudecer la regulación y los controles. Por un lado, con respecto a la seguridad de los medicamentos y por el otro con respecto al acceso exigiendo a las Compañías que demuestren el valor que justifique los precios básicamente para lograr la cobertura de los gobiernos o de los responsables del reembolso en su sistema de salud. Si esto es así: ¿Hacia dónde tendría que apuntar hoy por hoy la industria y cada Compañía? ¿En dónde tiene que hacer foco? ¿En bajar sus precios? ¿En demostrar valor y mantener sus precios? ¿En seguir innovando e investigando?

JAPG:Yo creo que todo. Creo que al final del día es un balance de todos esos elementos. Una empresa como GSK, es una empresa de innovación, entonces el decir que vamos a dejar la innovación iría totalmente en contra de lo que ha sido el modelo histórico de una empresa como nosotros…Y creo que eso es precisamente lo que nosotros tenemos que seguir haciendo, aprovechar lo que son las fortalezas de la empresa que es la investigación y el desarrollo, el medicamento de innovación, pero al mismo tiempo tenemos que considerar todos los factores externos que también influyen, tenemos que asegurar que nuestros medicamentos lleguen a la gente que los necesita, a los pacientes. Si eso significa que hay que buscar modelos alternos a los que hoy en día existen, yo creo que por ahí va la cosa. El modelo de nada más incluir un producto en un formulario y una institución compra se está agotando. Creo que cada vez más vamos a ver esos sistemas enfocados a la parte de entrega de resultados, de riesgo compartido, modelos innovadores que quizá hoy en día muchos de nuestros gobiernos de la región, y aquí México no es ninguna excepción, todavía no han implementado o explorado como sí lo han empezado a hacer otros países.

¿Cómo serían estos modelos?

JAPG: Son esquemas donde las Compañías y los pagadores (gobiernos) juegan un rol como socios, donde se busca una alianza entre empresas y gobiernos para construir esquemas de acceso acelerados y donde las negociaciones prioricen no sólo precios accesibles sino los beneficios de largo plazo de las diversas alternativas de tratamiento.

¿A estos modelos, GSK ya los implementó en algún caso?

JAPG:Este tipo de modelos son algunos ejemplos, luego en cada Compañía entra la creatividad en la construcción de modelos, pero creo que la medición de éxito o fracaso debe ser lo más sencilla posible para que esto sea viable. En nuestra Empresa hemos trabajado, hemos conversado con las autoridades en México. Definitivamente los modelos similares a los que menciono no se han presentado pero nosotros definitivamente estamos dispuestos a continuar esa conversación, y yo creo que mucho del éxito futuro depende de esto. Para cualquier empresa tener un diálogo abierto y buscando soluciones, un ganar-ganar donde haya un beneficio mutuo y siempre manteniendo al paciente en el centro de toda la discusión. Creo que ahí es donde a veces perdemos el foco cuando nos preocupamos por la introducción de un producto y lo que tenemos que hacer es centrarnos en el beneficio del paciente.

¿Estos modelos aplicarían mejor a un producto que recién está empezando a salir al mercado o en productos que ya están circulando?

JAPG:Se puede hacer más en ciertas áreas terapéuticas que en otras. Donde se puede hacer es donde hay claros marcadores de progreso o mejora en un paciente y definitivamente en temas oncológicos, temas diabéticos, enfermedades pulmonares, enfermedades crónicas, pueden medir la capacidad pulmonar de un paciente, todo lo que tenga una medición clara. Y eso vale no sólo para productos nuevos. Productos actuales y productos futuros también.

En cuanto al diálogo con los gobiernos, las agencias de regulación, la COFEPRIS, cuál es tu impresión en general y, específicamente, acerca del valor que le confiere el gobierno a la innovación y al crecimiento del país. En comparación con otros países donde quizá esté más asumido que una compañía innovadora – por todo lo que implica el desarrollo de un medicamento- a la larga puede repercutir en una mejora para el sistema de salud en general o para la economía del país. ¿Cómo lo percibes tú? ¿Cómo crees que debería ser la relación con los gobiernos?

JAPG:Por la manera que estás planteando la pregunta ya creo que tienes tu propia opinión.

He escuchado diferentes visiones sobre este tema. Te lo pregunto, después de conversaciones que eyeforpharma ha tenido con otros ejecutivos y con las asociaciones, donde algunos entrevistados manifiestan que están muy de acuerdo con la ley, consideran que la agencia sanitaria es una agencia de avanzada como fue declarada por la OPS (Organización Panamericana de la Salud) en cuanto a la regulación, pero también hay otros ejecutivos del sector que no lo experimentan así o que están más preocupados porque sienten que sus compañías están en riesgo con respecto a los laboratorios de medicamentos genéricos y a su avance. Por eso me interesa conocer tu percepción, cómo se vive este panorama desde vuestra compañía.

JAPG:Mira yo creo que hay que separar esto en sus diferentes porciones: creo que en la parte de agencia regulatoria en los últimos años, desde el 2011 hasta la fecha particularmente, han habido grandes avances, definitivamente también hay áreas de oportunidades todavía, pero yo creo que no se puede cambiar todo de una sola vez. Pero el ver ahora los diferentes canales que puede haber para generar el registro en el país, comparado con el pasado, yo creo que es muy alentador. Y creo que el rol que COFEPRIS también está tratando de jugar no únicamente en México sino cómo poder influenciar los sistemas regulatorios del resto de Latinoamérica y a la OPS hasta cierto punto también. La reciente certificación para las vacunas en la Organización Mundial de la Salud demuestra claramente el rol que la agencia sanitaria está tratando de jugar y está generando las mismas expectativas para el futuro también.

Otra de las preocupaciones actuales es cómo atraer mayor inversión al país…

JAPG:Es una de las áreas donde ha habido mucho diálogo también. Uno los temas que se habla es cómo podemos atraer más estudios clínicos a México, entonces es un área donde también en este momento ya ha habido cambios y se sigue buscando cómo ser más competitivos comparado con otros países, no solo en la Región sino también globalmente. La intención es que la salud pueda ser también un área de ingresos y de inversión. En el pasado había mucha más investigación clínica en México de lo que hay hoy en día, y la intención es ver cómo se puede regresar a éstas posiciones donde se invertía muchísimo más. En México en este momento la inversión es de 160 millones de dólares al año, con una población de 122 millones de habitantes. Mientras que en otros países de la Región, Argentina por ejemplo, con 44 millones de habitantes (tres veces menos de habitante que México) se está invirtiendo casi 500 millones de dólares al año. Esto demuestra que con los cambios que se quieren implementar, con la apertura que se quiere tener, tanto en la agencia regulatoria como en las instituciones de salud, se podría llevar a cabo esta inversión en investigación. Hay allí un área de oportunidad; tomemos en cuenta que en el Seguro Social en México están cubiertos unos 50 millones de personas, lo que lo convierte en el sistema único de salud más grande de Latinoamérica. En los siguientes años este escenario puede atraer más inversión y lograr que México realmente se vuelva un país estratégico para las empresas de innovación. Para lograr esto, se requiere asegurar que los tiempos de aprobaciones en COFEPRIS y las instituciones para los protocolos, enmiendas y comités de ética, sean competitivos con los mejores estándares de tiempos de la región y globales, y que los costos de hacer investigación en México continúen siendo atractivos.

José Alberto Peña González, VP & Director General de GSK México  será orador durante el próximo Congreso Eyeforpharma de Acceso al Mercado y Propuestas de Valor con el Gobierno de México 2015, acerca del tema “Caso de éxito: Introducción acelerada de la vacuna contra Rotavirus en México”.

comments powered by Disqus