Entrevista Exclusiva con Ángela Patricia Chaves, Presidenta de FECOER

¿Cómo trabaja y ha trabajado FECOER con las instituciones de salud en Colombia? y quizás antes me gustaría un poco que me platicaras qué es la federación.

La Federación Colombiana de Enfermedades Raras (FECOER) es un acuerdo de voluntades, es una entidad no gubernamental legalmente constituida que se constituyó como una respuesta social organizada al tema de las Enfermedades Raras y de los problemas de acceso a la salud de los pacientes en Colombia.

En 2011 surge como la iniciativa de seis organizaciones de pacientes que trabajan con ese tipo de enfermedades y, en este momento, ya reúne a 36 organizaciones de pacientes a nivel nacional y tiene, además, dos capítulos regionales constituidos.

La Federación se preocupó, de inicio, por reunir a la gente que trabajaba esa problemática y luego, posicionar la temática de las Enfermedades Raras en Colombia y a la comunidad de pacientes con estas enfermedades, de manera que pudiera establecerse un enfoque diferente para resolver sus problemas de parte del Estado.

En ese proceso hemos construido relaciones con diferentes entidades de salud en Colombia. Tenemos una mesa de Trabajo con el Ministerio de Salud, la Secretaria de Salud de Bogotá y mantenemos relaciones con el Instituto de Evaluación Tecnológica en Salud IETS, el Instituto Nacional de Salud, la Superintendencia de Salud, la Defensoría del Pueblo, Instituto Colombiano de Bienestar Familiar y otras entidades relacionadas como las Sociedades Científicas y entidades Académicas, además de los Prestadores de Servicios de Salud.

El proceso de relacionamiento con todos los actores  es muy importante: para nosotros ha sido vital construir el diálogo, confiar para permitir la construcción de la respuesta y conocer la posición de los diversos stakeholder frente a nuestro problema, así como  conocer y modificar las posturas institucionales propias y de otros frente a nuestra problemática.

¿Cómo surge o por qué se da esta necesidad de agrupar en una federación a las instituciones que trabajan a favor de estos grupos de pacientes que tienen enfermedades raras?

Nos dimos cuenta que, aunque las Enfermedades Raras son diversas, y que existen entre 5,000 y 8,000 de ellas, todas comparten problemáticas comunes: su heterogeneidad, su diversidad, su origen principalmente genético, su complejidad, el poco conocimiento de los profesionales para su diagnóstico y tratamiento, entre otros asuntos relevantes.

Al mismo tiempo, había otros problemas como el poco conocimiento de su abordaje desde las políticas públicas, acceso a medicamentos huérfanos, el enfoque diferencial que debe darse a este fenómeno.

Quienes trabajamos  en la Federación hemos construido una sola voz en un planteamiento inicial muy importante en cuanto a que había que construir una respuesta no sólo social y emocional sino también técnica, para transmitir a los tomadores de decisión y a todas las personas relacionadas con este tema en la academia, la sociedad científica, la industria farmacéutica, los gobiernos y asociaciones. El trabajo nuestro es apoyar a estos stakeholders a identificar el problema, focalizarlo, buscar la solución e introducir y convencer a nuestros interlocutores sobre la necesidad de tomar una acción decidida sobre este tema.

Consideramos que somos, entre las organizaciones de pacientes, algo innovador. Empezamos a ver la relación de las asociaciones de pacientes con las instituciones de salud desde la construcción de diálogos de confianza, no podemos ver a los aseguradores o los prestadores, e incluso, a las instituciones gubernamentales en salud como los enemigos, sino más bien como los aliados.

Necesitamos traerlos a este lado para lograr que los pacientes se integren a los servicios de salud y, claro, al acceso a los medicamentos. Teníamos que ayudar a entender la problemática y solucionarla. No sólo traer la denuncia sobre el problema, sino llevar las soluciones para que estas se logren rápido.

De la misma manera hay que construir documentos técnicos que soporten las soluciones, así que nos dedicamos a construirlos y a compartirlos, participando de forma activa de todos los espacios para lograr la respuesta. Nos hemos aplicado con una responsabilidad muy grande y ahí permanecemos y procuramos construir en esos espacios, una respuesta a corto, mediano y largo plazo. Esto es importante, porque es buscar un compromiso permanente de las instituciones a través de espacios con los diferentes actores.

Sobre las Enfermedades Raras presentes en Colombia, aun no hay información epidemiológica fiable para decir cuales enfermedades son las más frecuentes, pero con información tanto de los primeros censos gubernamentales como de los censos que hemos realizado a los pacientes, hay muchas enfermedades presentes como las Anomalías Congénitas, Errores Innatos del Metabolismo, Enfermedades Raras de la piel , de los huesos, hematológicas, inmunológicas, la lista es interminable. Lo cierto es que estamos siendo un problema real de salud publica.

En este contexto, ¿Hay una oportunidad para colaborar con los laboratorios farmacéuticos? ¿Qué pueden hacer en conjunto con ellos y los grupos de pacientes para lograr este acceso al mercado de las drogas que necesita?

En el tema de los medicamentos para Enfermedades Raras existen unas paradojas tremendas.

Por un lado está la complejidad de estas enfermedades y su baja frecuencia, lo que hace que el desarrollo de terapias innovadoras no fuera de un alto interés hasta hace poco tiempo. Entonces, se crean políticas de parte de los Estados que incentivan la innovación y el desarrollo en esta área, protegiendo las patentes para el desarrollo de los medicamentos huérfanos. De otra parte la complejidad de estas enfermedades, hace que su tratamiento también sea difícil, con el desarrollo de moléculas de síntesis más compleja que la química y con unas implicaciones sobre el valor y el costo de los medicamentos que todavía no es clara para todos los actores, además del valor social que añaden.

Las políticas de incentivos y el desarrollo de las ciencias como la genómica, la biología molecular, la genética, favorecen hoy la creación de un mercado atractivo para la industria en el campo de las Enfermedades Raras, pues los medicamentos pueden ser vendidos a un alto costo para el Estado.

Y es aquí cuando comienzan a verse las paradojas difíciles de los medicamentos huérfanos. El mismo Estado incentiva la investigación en el campo, pero luego no está dispuesto a  pagar el costo de los medicamentos pues no puede evaluar su valor real. La industria produce los medicamentos, pero tampoco ha creado un método sostenible para desarrollarlos a un valor que sea pagable por los estados, y los pacientes estamos en medio buscado el acceso.

En ese sentido, la información, el conocimiento y la relación que tenemos los pacientes con el Gobierno y la Industria farmacéutica es muy importante, porque es intercambiar conocimiento con todos los actores para resolver el problema del acceso, pero también de la sostenibilidad del Sistema y la equidad en el acceso a los medicamentos. Así mismo para determinar qué es lo que hay disponible para estos pacientes y cómo esos medicamentos pueden llegar a ser asequibles para los diferentes países y grupos de personas que lo necesitan. Es un primer paso, pero muy importante. En todo caso, desde la entrada, el alto costo es una consideración importante.

Para  nosotros es muy relevante evaluar con el Gobierno y la Industria no sólo lo que éstos consideran como valor, sino también lo que el paciente considera como valor. ¿Qué significa para los pacientes el acceso a los medicamentos y más allá…¿Qué significa para los pacientes el acceso a la salud?  Hay que trabajar en conjunto en la creación de programas de empoderamiento a la comunidad que trabaja con estas enfermedades.

La Industria Farmacéutica debe estar en las mesas de trabajo conjuntas donde se fortalecen las relaciones entre la industria, los actores  y las organizaciones de pacientes. Hay oportunidad de colaborar, pero hay que establecer cuál es el diálogo en el que todas las partes se deben beneficiar y pueden incidir para que haya un mejor acceso a los medicamentos, sobre todo al escuchar mucho la voz del paciente acerca de qué considera él como valor para su propia salud.

El desarrollo de estas moléculas puede ser costoso, pero al mismo tiempo, también hay que ver cómo se logra la sostenibilidad del sistema con los pacientes en el medio. La problemática es compleja, porque engloba a diversos puntos de vista de los diferentes actores, pero para nosotros siempre es importante ver que el medicamento sea valioso, en primer lugar, en términos de seguridad y eficacia y luego en términos de mejora de la calidad de vida.

Otra cosa importante es ver cómo las organizaciones de pacientes están en crecimiento y se hacen más profesionales, así, el crecimiento de su labor e incidencia pueden ser valiosos para la industria, pero como también la industria puede ser valiosa para los pacientes en el sentido de ser escuchados y que la implicación del paciente sea desde el mismo momento del diseño y el desarrollo de los medicamentos, ver los detalles y el diseño de los ensayo clínicos, hasta influir frente a las entidades gubernamentales.

Hay mucho trabajo por hacer, pero volvemos a insistir en que es importante establecer cómo se maneja la relación industria-pacientes y cómo se manejan los diálogos entre éstos, para que se logre lo que cada uno quiere de una manera muy transparente.

¿Cuáles serían los desafíos más grandes para los laboratorios al acercarse a los grupos de pacientes? ¿Qué tiene en cuenta para construir esta sociedad? ¿Qué no deben hacer?

Creemos que tenemos grupos de pacientes cada vez más empoderados, más educados, que se hacen responsables de su enfermedad, pero no sólo en el consultorio de un médico, sino al momento de establecer la defensa a su propia salud frente a diversos organismos. Ahora encontramos el punto de vista del conocimiento técnico dentro del mismo paciente.

Es por eso que, en primer lugar, es muy importante que la industria farmacéutica se prepare para esos desafíos, para tener relaciones con pacientes cada vez más empoderados, que pueden ser más autónomos en la toma de decisiones y cómo esa relación se vuelve cada vez más igualitaria, más equitativa, independientemente que pueda haber apoyo de la industria para con las organizaciones de pacientes.

El reto que tiene la industria farmacéutica es pasar de la visión del acceso al mercado como tal, al acceso al paciente, y de la visión cortoplacista a la de largo plazo.

Es muy importante que dentro de la industria haya una separación de lo que es el director comercial o de la persona que trabaja en el ámbito comercial, del área de relacionamiento con las organizaciones de pacientes.

Otra cosa importante: no hay que trasladarle a los pacientes la angustia por la venta. Nosotros los pacientes  no estamos  preocupados por eso, sino porque el medicamento sea bueno, así como que la tecnología esté al alcance y que nos de una buena calidad de vida. Inclusive, también estamos preocupados por la sostenibilidad del sistema y por las buenas relaciones con todos los actores, por lo que trasladar la angustia por la venta lo único que hace es romper las relaciones de la industria y los pacientes. 

Es muy importante que en el relacionamiento de la industria farmacéutica con las organizaciones de pacientes, aquella entienda que no puede trasladar su propio negocio a las organizaciones. El nuestro es más bien un proceso colaborativo en el que ambas partes se encuentran en algunos puntos convergiendo en algunos intereses, pero también pueden divergir a profundidad, por lo que siempre debe haber un respeto por esa relación.

Las relaciones con la industria farmacéutica deben ser tomadas de manera respetuosa, legítima, regulada, autorregulada. Porque con la industria farmacéutica y las organizaciones de pacientes éste es un proceso más profundo de entendimiento de esa dinámica, de regulación y autorregulación, de comunicación y de diálogo, de manera que esa misma relación pueda ser presentada ante los demás actores. Pensamos también que la corresponsabilidad tanto de la industria como de las organizaciones de pacientes en cuanto a construir esa relación, debe ser el proveer  información suficiente a los actores para que basados en esa información, los actores puedan tomar la opinión de un vocero o de alguien que actúa como representante.

Por último, es importante que la industria tome en serio  que las donaciones y la trasferencia de conocimiento a las organizaciones de pacientes es un retorno socialmente responsable a la comunidad que sirven –esto a través de las organizaciones de pacientes-.  No es una cuestión de gusto o de filantropía, sino de responsabilidad con la comunidad de la cual se obtienen  los beneficios.

Es por esto que deben ir más allá  de proyectos puntuales para mejorar el acceso a sus medicamentos en las que ven a las organizaciones de pacientes utilitariamente para obtener ese acceso, a  programas con las  organizaciones de pacientes a mediano y largo plazo, permitiendo la profesionalización y la autonomía, así como respaldando proyectos que van más allá de sus propias enfermedades. Esto es muy relevante en las Enfermedades Raras, si usted como Industria no trabaja por todas, probablemente no pueda ver avance en el acceso a las Terapias de las enfermedades en las cuales está interesado.

Para la federación que representas, ¿cuáles son los resultados más importantes de una droga? ¿Cómo debe ser estructurado el proceso de HTA en Colombia según estos resultados?

Nosotros trabajamos mucho con enfermedades crónicas, debilitantes, degenerativas, la mayoría en niños, siempre son enfermedades de un altísimo impacto social, por lo que nuestras expectativas son muy altas. Y luego tenemos el esquema difícil de acceso a los medicamentos huérfanos.

Lo significa un buen desenlace para la Industria no necesariamente lo es para el paciente. A veces lo que el paciente espera es mejorar su calidad de vida en términos de evitar la progresión de la enfermedad, o detenerla o curarla. Entonces, la calidad de vida para los pacientes con Enfermedades Raras es un desenlace muy importante ¿qué tanto mantiene o mejora la calidad de vida el medicamento, ¿cómo podemos medirlo?, ¿como podemos implicar a los pacientes en el diseño del desenlace?.

En Colombia la Evaluación de Tecnologías en Salud para Enfermedades Raras, debería tener sus propias particularidades, sus rutas alternativas  al tener en cuenta que, por lo regular, un medicamento para Enfermedades Raras no es Costo-Efectivo con las metodologías tradicionales de evaluación económica.

Por eso hay que enriquecer estas metodologías con otras que puedan evaluar el valor social del medicamento, el que es, a veces, la única alternativa que puede haber, independientemente del alto costo. Criterios como la equidad son muy importantes para los pacientes de Enfermedades Raras, porque el hecho que la enfermedad sea poco frecuente no significa que no se tenga en cuenta por el sistema de salud y por la población colombiana.

Debemos también tener en cuenta aspectos como, por ejemplo, la Ley de rescate, en los casos en que es aplicable: uno nunca dejaría a un ciudadano morir, sólo por el alto costo de sus medicamentos, así que las políticas publicas adecuadas son muy importantes. En suma, hemos visto que es creciente el interés en el desarrollo de medicamentos para Enfermedades Raras y en todo caso, vendrán nuevas dinámicas para el pago, el reembolso y para el acceso a los pacientes con este tipo de padecimientos.

Ángela Patricia Chaves, Presidenta de la Fecoer será conferencista en el 2º Congreso Anual de Acceso al Mercado Colombia (23-24 de septiembre, Bogotá). Descargue el folleto del congreso para conocer a los conferencistas y los temas aquí.

 

comments powered by Disqus