La Alianza del Pacífico y los Medicamentos

El 20 de julio pasado entró en vigencia el Acuerdo Marco de la Alianza del Pacífico, proyecto de integración que no solo busca avanzar en temas comerciales, sino que además, pretende establecer compromisos en diferentes áreas.

Los medicamentos han sido un tema de gran importancia para los países, a tal punto que a la fecha, se han establecido compromisos para mejorar la calidad y el acceso de estos productos.

¿Qué es la Alianza del Pacífico?

La Alianza del Pacífico (AP) es un acuerdo de libre comercio y de integración, que busca impulsar un mayor crecimiento, desarrollo y competitividad de las economías de Colombia, Chile, México y Perú.

Creada oficialmente el 28 de abril de 2011 en la ciudad de Lima, los Presidentes de estas cuatro economías establecieron como objetivos construir un área de integración profunda, para avanzar hacia la libre circulación de bienes, servicios, capitales y personas; impulsar un mayor crecimiento, desarrollo y competitividad de las economías de sus integrantes, para conseguir un mayor bienestar, superar la desigualdad socioeconómica e impulsar la inclusión social de sus habitantes; y convertirse en una plataforma de articulación política, integración económica y comercial, y proyección al mundo, con énfasis en la región de Asia-Pacífico.

Para concretar los objetivos propuestos, se establecieron Grupos Técnicos para cada una de las áreas de trabajo, y se conformó un Grupo de Alto Nivel (GAN), a nivel de Viceministros de Relaciones Exteriores y de Comercio, encargado de supervisar los avances de los grupos técnicos, evaluar las nuevas áreas en las cuales se pueda seguir avanzando, y preparar una propuesta para la proyección y el relacionamiento externo con otros organismos o grupos regionales, en especial con la región del Asia Pacífico. Hasta la fecha, se han llevado a cabo 10 reuniones de Presidentes y Ministros, 30 reuniones del GAN y 16 encuentros de los Grupos Técnicos.

Los temas de trabajo de la Alianza del Pacífico son amplios, y abarcan 20 áreas: Entidades de Promoción; Asuntos Institucionales; Comercio e Integración; Comité de Expertos CEAP; Compras Públicas; Cooperación; Desarrollo Minero; Educación; Enfoque de Género; Estrategia Comunicacional; Innovación; Mejora Regulatoria; Movilidad de Personas; Propiedad Intelectual; PYMES; Relacionamiento Externo; Servicios y Capitales; Transparencia Fiscal Internacional; Cultura; y Turismo.

Hasta el momento se han suscrito compromisos que involucran la libre circulación de bienes, servicios, capitales y personas. Estas medidas reflejan los desafíos actuales, que no solo consideran las rebajas arancelarias para generar un mayor comercio, sino que, como se busca una integración profunda entre las economías, considera otros temas transversales, como el Turismo, la Educación, la Innovación y la Cultura.

La expectación que ha generado la Alianza ha sido tal, que actualmente hay 42 países observadores, de las más diversas zonas geográficas: América Latina, Norteamérica, Europa, Asia y Oceanía, los cuales, como su nombre lo indica, miran y observan con detenimiento este proceso integrador, con vistas a que en un futuro cercano, se puedan sumar como miembros permanentes de este acuerdo de integración.

Un hito para la Alianza se estableció en junio de 2013, al firmarse el "Acuerdo Interinstitucional de Cooperación de las Autoridades Sanitarias de los Países de la Alianza del Pacífico", debido a que fue el primer acuerdo que se firmó en esta iniciativa. De esta forma, los medicamentos han marcado un hito en la consolidación de la Alianza del Pacífico.

Los Medicamentos en la Alianza del Pacífico

Las materias relacionadas con los medicamentos han estado incorporadas, desde las primeras rondas de negociaciones, en el Grupo Técnico sobre Comercio e Integración, y específicamente, en el Sub Grupo de Obstáculos Técnicos al Comercio (OTC) y Cooperación Regulatoria. En efecto, todos los países de la Alianza del Pacífico han manifestado su interés de facilitar y mejorar el comercio para este tipo de productos. Para ello, las Autoridades Sanitarias y Regulatorias de los diferentes países han buscado avanzar en los temas en cooperación regulatoria sobre medicamentos, de acuerdo a su propio marco normativo.

Los avances de este trabajo fueron considerados especialmente por los Presidentes, los cuales, en la Declaración de Cali de 2013, acordaron, en relación con los Obstáculos Técnicos al Comercio, “resaltar el trabajo en Cooperación Regulatoria que llevan a cabo las agencias sanitarias, destacando la definición de los lineamientos de un "Acuerdo Interinstitucional de Cooperación de las Autoridades Sanitarias de los Países de la Alianza del Pacífico" en medicamentos; así como la constitución de mesas de trabajo para simplificar procesos y facilitar el comercio en el sector de cosméticos”.

Con la firma del "Acuerdo Interinstitucional de Cooperación de las Autoridades Sanitarias de los Países de la Alianza del Pacífico", de junio de 2013, se buscó intercambiar información entre las Agencias de Medicamentos de los países miembros, con el fin de:

  • Facilitar el intercambio de información y documentos relacionados con la regulación de los productos sometidos a control sanitario;
  • Promover el desarrollo de actividades de colaboración entre los participantes;
  • Agilizar y facilitar el otorgamiento de autorizaciones sanitarias a los medicamentos que se comercializan en los estos países.

En este último aspecto, se debe entender que “la agilización” no significaba necesariamente un cambio en los precedencia de solicitud de registros, sino más bien, otorgar facilidades para que las agencias, en caso de necesitar información sobre un producto farmacéutico que ya estuviese registrado en algunos de los países de la Alianza, pudiese solicitarlo a alguno de ellos para aclarar algún ítems durante la evaluación del registro sanitario.

Es así como el espíritu del mencionado documento firmado en Lima apuntaba a facilitar el comercio de medicamentos en los países de la Alianza, de acuerdo al mandato amplio del acuerdo, que busca facilitar el comercio de bienes y servicios. Por lo tanto, se espera que este "Acuerdo Interinstitucional de Cooperación de las Autoridades Sanitarias de los Países de la Alianza del Pacífico" facilite el camino hacia la armonización de la regulación farmacéutica, y potencialmente, facilitando el ingreso de nuevos actores al mercado farmacéutico, con el beneficio de disponer de una mayor oferta de medicamentos y potencialmente, a menores precios.

Otro aspecto a considerar es que el mencionado Acuerdo también busca estandarizar y mejorar el nivel de las Agencias de medicamentos. Para ello, se pretende que todas ellas se conviertan en Agencias Reguladoras de nivel IV OPS, a fin de que todas estas entidades cuenten con el más alto nivel inspectivo, a fin de asegurar a la población que los medicamentos que recibe sean de calidad, seguridad y eficacia comprobada. Hasta el momento, solo Colombia y México tienen la categoría nivel IV OPS. En el caso de Chile, el ISP han manifestado que está realizando todos los esfuerzos para alcanzar dicho nivel en el más breve plazo, esperando que se concrete durante el año 2016. En ese mismo sentido está trabajando la Autoridad Sanitaria del Perú, aunque hasta la fecha, no se tiene conocimiento de cuándo podría alcanzar dicho nivel de reconocimiento.

Situación similar ha ocurrido con los productos cosméticos. En efecto, junto con la firma del mencionado acuerdo en Lima, se constituyeron mesas de trabajo, conformada por los Ministerios de Salud, de Economía o Comercio, y las Agencias de Medicamentos de los países de la Alianza, para evaluar los diferentes aspectos regulatorios de los productos cosméticos, y si fuese el caso, proponer posibles acuerdos, con vistas a homologar los criterios en estas materias.

Todo este trabajo ha sido seguido muy de cerca por los Presidentes. En ese sentido, en la Declaración de los Presidente de Punta Mita, México, del 20 de junio de 2014, declararon su “convicción, voluntad y compromiso por seguir avanzando con ambición en la consecución de la visión, objetivos y lineamientos de la Alianza del Pacífico, con base en sus pilares fundamentales: libre circulación de bienes, servicios, capitales y personas, así como la cooperación”. De esa forma, destacaron, entre otros aspectos, “los avances registrados con la puesta en marcha del Acuerdo Interinstitucional de Cooperación entre Autoridades Nacionales Sanitarias de la Alianza del Pacífico, que permitirán fortalecer las regulaciones sanitarias de los miembros de la Alianza del Pacífico y facilitar condiciones de competencia”.

¿Cómo sigue la Alianza?

Chile, Colombia, México y Perú han asumido un camino desafiante: construir un proceso de integración, profundo, amplio, que influya en la vida de las personas. En definitiva, converger en un camino común.

En la reciente declaración de Paracas, del 3 de julio de 2015, los Presidentes reafirmaron su compromiso con los medicamentos, reconociendo la “Celebración de la 1ra Reunión de Viceministros de Salud, que aprobó las agendas de trabajo sobre acceso oportuno y equitativo a medicamentos, y sobre humanización y calidad de los servicios de salud”. Para ello, establecieron como mandato para los Grupos Técnicos la Implementación de las Agendas de trabajo aprobadas por la autoridades de salud de los países miembros para identificar los mecanismos que contribuyan a mejorar la oferta de medicamentos y el acceso a servicios de salud de calidad; y por otro lado, a continuar con la puesta en marcha del Acuerdo Interinstitucional de Cooperación de las Autoridades Sanitarias de la Alianza  del Pacífico.

Como se ve, la Alianza del Pacífico no busca solamente facilitar el comercio: persigue una integración armónica entre los países. Es por ello que reconoce la dimensión social, y por supuesto, sanitaria, que tienen los medicamentos. Por lo tanto, el desafío futuro de este acuerdo debe apuntar a mejorar la provisión de los bienes esenciales, entre los cuales se encuentran los medicamentos: medicamentos de calidad, accesibles, y al menor costo posible. Solo así se consigue una integración profunda entre todos los países de la Alianza del Pacífico.

El Dr Patricio Huenchuñir Gómez es columnista para eyeforpharma y Consultor Independiente en Asuntos Farmacéuticos. Director Ejecutivo de PHG Huenchuñir Consultores. phuenchunir@phgconsultores.cl    www.phgconsultores.cl

comments powered by Disqus