La Gestión de la Salud Avanza hacia el Siglo XXI

La European Connected Health Alliance (ECHAlliance) es una organización internacional que promueve las iniciativas de m-Health en asociación con agentes del sector de la salud: organizaciones gubernamentales, empresas de la industria farmacéutica, tecnológica y centros de investigación.

Brian o’Connor, presidente de la organización, considera que los sistemas sanitarios aún no han entrado en el siglo XXI:  “Con Internet podemos reservar vuelos, hoteles y restaurantes, gestionar nuestra cuenta bancaria, pero no podemos tener una visita virtual con nuestro médico ni pedir cita al hospital. Desde ECH Alliance trabajamos para llevar la gestión de la salud al siglo XXI”.

Entre los miembros de ECH Alliance están compañías como Boehringer Ingelheim, AstraZeneca, Jansenn, Alere, Dell, Intel y Tunstall, que colaboran en la investigación y despliegue de iniciativas de m-Health a nivel mundial.

“En muchos países del mundo los centros de atención primaria no están conectados con hospitales y clínicas, por lo que la historia clínica de los pacientes no se comparte. No es justo ni efectivo en términos de productividad que el paciente tenga que explicar repetidamente su problema de salud a los diferentes profesionales médicos. Con la m-Health podemos ahorrar tiempo y estrés a los pacientes “.

El reto organizativo, el principal obstáculo

Mientras que la mayoría de sectores económicos ya han entrado de pleno en la digitalización, el sector sanitario se está quedando atrás. “Las legislaciones sanitarias no están adaptadas a la realidad tecnológica. ¿Por qué no podemos contactar con el médico por Facetime por una simple fiebre o resfriado, en lugar de tener que desplazarnos a la consulta? ¿Si puedo hablar con mi familia o mis amigos, por qué no con mi doctor? Es absurdo no poder gestionar nuestra salud con las tecnologías que utilizamos en nuestra vida diaria: el móvil, la tablet…”, explica o’Connor. En este sentido, ECH Alliance trabaja con organizaciones gubernamentales para acelerar el cambio legislativo que permita la implantación de la m-Health en diferentes países.

Sorprendentemente, la gestión de la salud con tecnologías móviles está más extendida en lugares como África o el Oriente Medio, pues el acceso a los servicios sanitarios tradicionales es menor. “En algunos puntos remotos de África el smartphone es la clínica del pueblo, ya que facilita la comunicación entre el profesional médico y el paciente, que se encuentran a 100 millas de distancia y no existe transporte para desplazarse”, afirma o’Connor.

Tratamiento integral de la salud con smartphones

“En el Oriente Medio, los Emiratos Árabes Unidos lideran la implantación de m-Health, pues la penetración de smartphones es casi del 100% ”, explica el presidente de ECH Alliance. Recientemente, el ministerio de Salud de este país ha lanzado un servicio que permite a los ciudadanos buscar en el móvil información actualizada sobre casi 7.500 medicamentos. El servicio informa del precio de los medicamentos y los efectos secundarios que pueden provocar. La iniciativa se enmarca en una política muy activa de m-Health para que los ciudadanos puedan gestionar su salud a través del móvil. Próximamente se aprobará la ley que oficializará el tratamiento de pacientes por smartphone. De este modo, los profesionales médicos podrán diagnosticar, prescribir y seguir a los pacientes por telefonía móvil.

La implicación del colectivo médico, fundamental

“En no pocas ocasiones son los médicos quienes se oponen a atender virtualmente a sus pacientes, y normalmente se debe a que el sistema sanitario no contempla que puedan cobrar por este servicio. En algunos países los médicos cobran por cada visita presencial realizada a un paciente, por lo que no les interesa hacer visitas virtuales”. La solución, explica o’Connor, pasa por cambiar las políticas sanitarias, “incluyendo las consultas virtuales en los honorarios de los profesionales, que tengan el mismo valor monetario que las presenciales”. A un paciente convaleciente de una intervención quirúrgica, poder contactar con su médico por Skype le ayudará a recuperarse más rápidamente. Le ahorrará estrés y tiempo.”

Gran demanda de m-Health en Latinoamérica

Según Jorge Fernández, director de eHealth de Telefónica, en un número importante de países de Latinoamérica, el 40% de la población no tiene acceso a un servicio de salud adecuado, pues no se puede pagar un seguro privado y el sistema público no es accesible a toda la población. “Este segmento de población tiene una gran necesidad de servicios de salud y la m-Health puede cubrir estas necesidades”, explica Fernández. Esta compañía es una de las que lidera el mercado de consumo de la salud digital en el continente Latinoamericano, con servicios de atención telefónica 24 horas al día (Doctor on the phone) sobre cuestiones de salud y con portales educativos dirigidos a los consumidores. Uno de los más exitosos es Vivo mais saudavel, para el mercado brasileño, donde la clase media está creciendo mucho y dispone de más poder adquisitivo para invertir en su salud. Sólo en Brasil, la compañía cuenta con 2 millones de clientes de servicios de salud digital. Además de servicios para el consumidor, Telefónica también promueve la digitalización de centros hospitalarios y programas de monitorización remota de pacientes.

La compañía ha adquirido recientemente una participación estratégica en Saluspot, la comunidad interactiva de salud formada por médicos colegiados y usuarios. Los usuarios pueden hacer consultas de salud a profesionales médicos de forma gratuita. El servicio acumula más de 6 millones de respuestas.

Los países en que Telefónica desarrolla su actividad en m-Health son actualmente Brasil, Chile, Argentina, Colombia y México.

Otro gigante de la salud digital que opera en Latinoamérica es Doctoralia, un directorio de médicos online que está presente en 21 países desde el cual se puede buscar médico, pedir cita online y emitir opiniones sobre los profesionales médicos. Al igual que Saluspot, también incluye un consultorio online gratuito sobre temas de salud. Frederich Llordachs, vicepresidente de Marketing y Ventas de esta empresa con sede en Barcelona, explica que “tanto las preguntas como  las respuestas son revisadas por profesionales sanitarios para garantizar su rigurosidad y evitar que los médicos enfoquen las respuestas de modo demasiado comercial”. Doctoralia, que dispone de una app para Android y iPhone que acumula más de 375.000 descargas y pronto estará disponible para Windows Phone, está presente en Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México y Perú.

Los modelos de negocio de Saluspot y Doctoralia son similares. En Saluspot los doctores pagan por aparecer en la web, lo que les da visibilidad y relevancia en Internet. También pueden tener publicidad en la página y obtienen descuentos en material médico. En Doctoralia los doctores que quieren lograr una mayor visibilidad pagan un servicio Premium, que les permite colgar vídeos y más información sobre su consulta.

Oportunidades para la industria farmacéutica

La m-Health abre oportunidades a la industria farmacéutica para diversificar el modelo de negocio más allá del lanzamiento de medicamentos. El seguimiento de pacientes, la interacción entre industria y profesionales médicos y el análisis de ingentes cantidades de datos (Big data) y la posterior aplicación de los resultados son algunos de los escenarios abiertos para la industria.

Con todo, existe un consenso en que las compañías del sector no están utilizando el verdadero potencial que les ofrece la m-Health. Benjamín Sarda, jefe de Marketing de Orange Healthcare, advierte del riesgo que conlleva que las empresas farmacéuticas trabajen por su cuenta, pues pierden oportunidades de innovación. “Trabajando colaborativamente con varios socios el desarrollo de soluciones tecnológicas es más rápido. Y permite colaborar con el destinatario final del servicio”. Sarda pone un ejemplo del perjuicio que representa trabajar de forma no colaborativa, un caso reciente: “Una farmacéutica lanzó una aplicación para pacientes para manejar una enfermedad crónica, pero fracasó. La aplicación sólo estaba disponible para iPhone y la mayoría de potenciales usuarios de la app no tenían iPhone. Si la farma empieza a trabajar con otras compañías del sector móvil puede evitar errores de este tipo.”

Compañías como Telefónica están empezando a colaborar con la industria farma, aunque estas iniciativas están en fase inicial por lo que la compañía no ha revelado el nombre de las industrias con las que ha empezado a colaborar.

Un sector por el que la industria debe apostar

El sector de la m-Health está en plena ebullición. Un estudio publicado por Grand View Research, una consultora internacional dedicada a estudios de mercado con más de 20 años de experiencia, predice una tasa de crecimiento anual del sector del 47,6% desde 2014 hasta 2020, alcanzando un valor de 49.000 millones de dólares en 2020.

La proliferación global de los smartphones, el incremento de las redes 3G y 4G y el envejecimiento de la población son las principales causas de la expansión que experimentará el mercado de la salud móvil en los próximos 6 años, según explica el informe, que también destaca que los servicios de monitorización de pacientes serán el segmento dominante y con más crecimiento.

Ante este nuevo escenario de pacientes empoderados que utilizan la tecnología para tener un mayor control sobre su salud, las compañías farmacéuticas tienen mucho que decir.  Tal y como predice el experto en farma y salud digital John Nosta, “la frase “pregunta a tu médico” impresa en los medicamentos pronto será historia”. Gracias a la tecnología, la industria farmacéutica conseguirá un vínculo mucho más fuerte y directo con su anhelado cliente final, el paciente.

comments powered by Disqus