Enfoque centrado en el paciente, es el único camino

Definir todas las estrategias con un enfoque centrado en el paciente no sólo es compatible con la rentabilidad de una empresa farmacéutica, sino que es el único camino para lograr la sostenibilidad a futuro.

“Una estrategia global con enfoque centrado en el paciente debe ser un objetivo y prioridad pues será la única manera de asegurar la sostenibilidad en el largo plazo. Debemos trabajar en cómo aterrizarlo en la realidad de cada país y región del mundo.”

Así lo considera Laura González, especialista de la industria farmacéutica con 25 años de experiencia en el sector, quien menciona que los productores de medicamentos deben trabajar multidisciplinariamente para alcanzar una escucha más activa del paciente, y en esa labor hoy la tecnología ofrece amplias herramientas para lograrlo.

“Siempre ha estado el paciente en el centro, pero antes poder escucharlo era muy difícil; ahora la diferencia es que estamos en una escucha más activa porque la tecnología nos permite estar interconectados, de modo que ha cambiado la manera de aproximarnos al paciente. 

“Hoy contamos con información muy relevante en torno a las expectativas de los ciudadanos, de los comunicadores y de los pacientes. Tenemos más claro que hay una necesidad, interés y demanda de mejorar no sólo en longevidad; vivimos cada vez más años, pero queremos que sean con calidad de vida”, puntualiza.

En entrevista con eyeforpharma, la especialista quien hasta octubre pasado ejerció como presidenta de Bayer Healthcare para América Latina, subraya que no hay compañía mediana o global dentro de la cadena de valor del medicamento donde no aparezca en su estrategia el enfoque centrado en el paciente, pero ese abordaje debe darse de manera holística, manteniendo en el centro a los pagadores, y sin olvidar a todo el resto de los stakeholders.

Hablando específicamente de América Latina da el ejemplo de la pandemia del Zika que está sufriendo toda la región de manera profunda, y que para afrontarla se requiere un esfuerzo multidisciplinario desde el control del vector hasta el tratamiento y programas de prevención a futuro.

“El manejo de esta crisis sanitaria que no afecta a otras geografías más que a Latinoamérica, encaja absolutamente dentro de la estrategia centrada en el paciente, ya que para lograr que haya menos infectados es muy importante aterrizar las acciones con ese enfoque, pero también donde las herramientas y programas estén alineados a la realidad demográfica y a la situación tanto económica como de estructura sanitaria y social de la región”.

“Nuestro rol ha evolucionado”

- ¿Pueden el enfoque centrado en el paciente y la rentabilidad coexistir específicamente en América Latina?
-  Por supuesto que sí, pueden y deben, en cualquier mercado y en cualquier empresa.

La sostenibilidad del sistema es una prioridad para todos los stakeholders en el entorno la salud en los 5 continentes. Pero sin duda nuestras circunstancias son diferentes, desde el punto demográfico y de patologías, así como de recursos dedicados a la salud.

En este sentido, Laura González, quien actualmente es consejera independiente de la consultoría especializada Ezentis y también de algunos patronatos y consejos corporativos en Europa, plantea que con la transformación digital hoy es posible dar tratamiento adecuado a pacientes en lugares remotos sin hospital, pero donde ya hay internet. Estas comunidades, precisa, hoy ya pueden recibir consulta médica mediante la tecnología, recibir consejos de salud, tratamiento y monitorización, aunque no tengan un médico cerca.

La tecnología con el resto de los factores que han ido marcando esta última década, está haciendo que el rol y las estrategias de salud, como proveedoras, aseguradoras, farmacéuticas, distribuidores, evolucione en todas las zonas, y en AL de manera muy importante.

- América Latina tiene sus particularidades, ¿cómo hacerle para un mayor aprovechamiento de la tecnología?
- Ahora mismo la cantidad de teléfonos celulares que existen en AL sobretodo entre jóvenes es tremendo, exponencial, de millones de usuarios. Y a través de ese tipo de dispositivos móviles se pueden dar muchas soluciones de salud. Ese es un camino que tenemos que trabajar y explorar mucho más. Y hacia allá van las compañías. Así lo reflejan varias alianzas entre empresas de salud con empresas de tecnología como Apple, Google, Sony, etcétera.

Muchas se están convirtiendo en partners estratégicos de los actores clásicos en la salud, porque la tecnología está ofreciendo soluciones asequibles mucho más rápidas. La ubicación está dejando de ser un problema; por supuesto para un evento grave y crítico, agudo, es necesario la revisión presencial, pero para monitoreo y seguimiento o para políticas de prevención y formación, es posible trabajar vía remota. Y con adecuadas estrategias, ello ayudará enormemente a mejorar la salud de una comunidad.

Los millenials y la revolución digital

Una ventaja, considera, es que muchas de estas herramientas es posible aplicarlas sin gran dificultad y sin costos muy elevados dado que la infraestructura importante ya está hecha. Inclusive los países están avanzando en cobertura de wifi que permite tener acceso a internet en zonas alejadas. Las nuevas generaciones, los llamados millenials, están realmente marcando una tendencia muy importante en la forma como se comunican, en sus expectativas, porque aspiran a servicios como los de compañías aseguradoras, farmacéuticas y diversos prestadores.

La evolución digital está transformando al sistema sanitario, es una revolución maravillosa. Sólo hay que entender mejor las particularidades de cada segmento y dar solución de entrada a verdaderas necesidades en los distintos territorios, porque la estrategia es global, aplicable y vigente. Las farmacéuticas lo están aplicando en todo el mundo. El reto es aterrizarla en instrumentos a nivel local adaptados para cada uno de los países.

¿Aunque no consideras que el desafío para América Latina es más fuerte dadas las dificultades económicas que se avecinan con el endurecimiento de la posición de Estados Unidos hacia la región?

- En América Latina estamos muy acostumbrados a los altibajos, enfrentar esos ciclos es parte de la idiosincrasia de nuestra región; son economías capaces de reinventarse y buscar soluciones.

Debemos enfocarnos en la parte positiva y conseguir opciones con nuestros recursos, buscar alianzas y soluciones sostenibles. Está el caso de la economía colaborativa, que está ocurriendo por ejemplo con Uber que es la mayor empresa de transporte ejecutivo del mundo sin tener un solo automóvil, o con AirBnB que se está convirtiendo en una enorme empresa de alojamiento mundial sin tener un solo hotel.

Ante una situación de crisis se buscan soluciones creativas, y esto es lo que la industria debe aplicar.

Alineados ganaremos más

Algo que Laura González subraya como esencial en el sector salud es trabajar más en el aspecto de prevención: “Prevenir es mucho más barato que curar, es más sostenible. Otro mayor esfuerzo debe estar en racionalización de políticas sanitarias. Los actores que intervenimos en la cadena de valor de la salud debemos hacer labor de coordinación, porque si imponemos condiciones no alineadas entre autoridades, aseguradoras y entre colectivos de profesionales sanitarios, estaremos perdiendo recursos.

“Uno de los beneficios de las crisis es que nos obligan a reinventarnos y a colaborar y trabajar juntos; y en este sector quien nos obliga a eso son los pacientes, cuyas nuevas generaciones vienen mucho más exigentes. Los millenials nos van a exigir que colaboremos para dar respuesta.

“Soy optimista de que el enfoque en el paciente traerá beneficios a que el sistema sea sostenible, porque todos somos ciudadanos, potenciales pacientes, tenemos familiares que se nos enferman y queremos sistemas sostenibles de calidad, pero tenemos medios limitados”

P- ¿Cómo resolver aquel gap entre el deseo de rentabilidad de corto plazo con los resultados a largo plazo de una gestión con enfoque centrado en el paciente?

R- No hay tanta distancia ni creo que estén en conflicto. Es verdad que las empresas farma cotizan en bolsa y tienen que dar resultado a sus accionistas, pero la gran mayoría de éstos entienden muy bien el negocio; saben que el tiempo necesario para desarrollar un fármaco son 10 años en promedio, por ello desarrollar un fármaco innovador cuesta más de 1.5 billones de dólares; no son inversiones de corto plazo. 

Los resultados financieros son a corto plazo, pero la estrategia de innovación y sostenibilidad es de largo plazo. No es conflicto, tenemos que ser capaces y buscar ese equilibrio y soluciones sostenibles que tengan sentido y las eficiencias que se pueden lograr con la tecnología para conseguir este objetivo. Desde ahí no creo que sea antagónico, creo que es complementario.

3 pilares vitales para tener resultados

Laura González encierra en 3 pilares su concepción de una estrategia para lograr resultados dentro del sector farmacéutico: 

Primero, tener clara la estrategia -y la tenemos-, que todo el mundo debe saber que la solución es escuchar al paciente y tomar decisiones en función de lo que realmente necesita.

Segundo, alentar la participación de personas que realmente tengan entendimiento profundo del sistema de salud.

Y tercero, involucrar la tecnología como gran factor de sostenibilidad del sistema.

“Si somos capaces de contener estos 3 elementos en combinación sin duda conseguiremos buenos resultados y será sostenible y rentable la compañía. La tecnología nos permitirá ser más eficientes para las capacidades correctas y la estrategia nos permitirá obtener soluciones adecuadas para los pacientes”.

En este sentido, la experta apunta que la industria productora de medicamentos ha ido mejorando el perfil de su capital humano, ya que lleva invirtiendo desde hace muchos años en competencias y habilidades de sus colaboradores. Asimismo, se van incorporando personas de otros sectores y prácticas que complementan el know-how interno para seguir avanzando en la solución.

“Vamos por buen camino. El punto es la velocidad que le imprimimos para que sea una realidad y va a depender de todos, del top management de la compañía, de empleados, y también del nivel de exigencia de los pacientes y de las autoridades, los pagadores, las aseguradoras. Es un camino en el que debemos colaborar muchos actores porque nadie tiene la solución individual, pero sí creo que vamos en la dirección correcta”.

comments powered by Disqus