INNOVACIÓN DISRUPTIVA EN DISPOSITIVOS MÉDICOS

Nueva nanopartícula antiinfecciosa en tiempos de resistencia bacteriana

Jorge León, director de Comercialización de Gresmex, fue entrevistado por eyeforpharma en el marco del Congreso de Dispositivos Médicos recién realizado en la ciudad de México.

La nanotecnología, esa especialidad que logra manipular la materia a nivel molecular, está ofreciendo opciones interesantes ante el escenario de la creciente resistencia a los antibióticos en el mundo.

Una de ellas que está causando revuelo por su eficiencia es una molécula de uso hospitalario capaz de eliminar una amplia gama de microorganismos patógenos sin dañar al usuario ni al medio ambiente. Y lo más sorprendente, sin generar resistencias que es el mayor problema hoy en día de los antiinfecciosos existentes.

Se trata de un producto nanobiotecnológico desarrollado por la empresa mexicana Gresmex que al ser aplicado en superficies ha demostrado la disminución en hasta 99% de la carga microbiana en forma acelerada después de 30 minutos.

Jorge León, director de Comercialización de Gresmex, fue entrevistado por eyeforpharma en el marco del Congreso de Dispositivos Médicos recién realizado en la ciudad de México. Ahí nos informó que esta molécula llamada Nbelyax –vendida bajo la marca Éviter- recibió en abril pasado la patente de parte del Instituto Mexicano de Propiedad Intelectual, y está en proceso de obtenerla en otros 110 países.

La Comisión Federal de Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) le otorgó el registro desde 2012, pero hasta ahora que Gresmex ya obtuvo la patente es que decidió impulsar su comercialización en México y a nivel internacional. 

La razón por la que esta molécula no causa resistencia, nos explica Jorge León, es gracias a su tamaño de dos nanómetros, lo que significa que es más pequeño que el mismo patógeno. Para dar una idea, un nanómetro equivale a la millonésima parte de un milímetro.

Tales nanométricas dimensiones hacen que los patógenos perciban a la molécula como igual y que les va a pasar información, mientras que aquella está programada para entrar a los canales y destruir el código genético DNA y RNA de los patógenos. Aparte, al no crear memoria genética, la molécula tampoco causa resistencia en los patógenos que es hoy el gran problema de los antiinfecciosos. La molécula es colocada en dispositivos médicos clase uno y clase dos para aplicar junto con antisépticos, esterilizantes y desinfectantes, los cuales están resultando eficaces para prevenir infecciones intrahospitalarias.

El producto de Gresmex tiene el aval de instituciones académicas de México como la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), el Instituto de Enfermedades Respiratorias (INER), el Instituto Politécnico Nacional (IPN) y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). 

Es un caso de éxito de innovación de una empresa que por su potencial en favor de la salud ha sido nombrada por la Secretaría de Economía de México como estratégica de prioridad nacional. También fue nombrada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) como una de las 100 empresas que puede cambiar al mundo, y por el World Economic Forum (WEF) fue incluida entre los proyectos de tecnología pionera en el 2015.

El directivo nos mostró fotografías impactantes de un caso registrado en octubre pasado que da idea del efecto positivo que en el ámbito de la salud puede tener esta molécula. Se trató de un hombre en el norte de México que fue picado por una araña violinista excesivamente venenosa. El veneno de este animal actúa deshaciendo las proteínas de la piel y músculo para tornarlo suave y así poder comer los tejidos. El paciente llegó al hospital ya con la pierna y la ingle gangrenados y avanzando el daño hacia el área genital. Con la aplicación de Éviter los médicos pudieron detener la gangrena y en dos semanas la mejoría del paciente era evidente, únicamente con el mencionado tratamiento.

Actualmente, el producto es comercializado para aplicar como medida preventiva contra infecciones, pero en un futuro prevén generar los estudios para demostrar con evidencia científica su utilidad como terapia para esos casos de gangrena, lo cual incluso puede ser aplicado para pacientes con pie diabético.

Los directivos de Gresmex ya están incursionando en países de Sudamérica y en España. Aparte buscan distribuidores en los 110 países donde están en vías de obtener la patente, ya que una vez que la recibieron este año en México empezaron el proceso simultáneo bajo el Patent Cooperation Treaty (PCT) para obtenerla en mercados de distintas regiones.

Por lo pronto en febrero la recibirán en paralelo de las autoridades de propiedad industrial de Estados Unidos, Canadá, la Unión Europea, China, Japón, Korea, Israel y Singapur. Esto, gracias al Patent Prosecution Highway (PPH), donde participa el Instituto Mexicano de Propiedad Industrial y bajo el cual es posible pedir la tramitación acelerada en otra oficina si las reivindicaciones de la solicitud han sido ya consideradas patentables por el IMPI.

También están en negociación con algunas empresas transnacionales interesadas en incluir la molécula como parte de sus portafolios de anti-infecciosos.

@maribelrcoronel

comments powered by Disqus