Lograr un Mayor Acceso

Entrevista exclusiva a Ricardo Salazar, director para América Latina de Asuntos Gubernamentales en Sanofi

“Hoy tenemos a una América Latina ubicada en el extremo más de la izquierda frente a la posición del acceso a los medicamentos, a pesar de la posición de los distintos gobiernos frente a la sostenibilidad de los sistemas en global; aún así no todas las regiones responden de la misma manera, y por esa razón, podemos ver a una Europa que hoy ha avanzado a una fase de negociaciones más directas con los laboratorios cuando los perfiles de costo-efectividad de los medicamentos no parecen estar alineados con las necesidades del país, mientras que en América Latina estamos en un fenómeno un poco anterior al de Europa”, asevera en entrevista con Eyeforpharma América Latina Ricardo Salazar, director para América Latina de Asuntos Gubernamentales de Sanofi.

Ahora es posible ver en el subcontinente americano la fase en la cual las regulaciones están, de alguna manera, basadas en el precepto de que a través de América latina se había desarrollado un creciente proceso de elevación de precios de la industria farmacéutica en los últimos 10 años, lo que hizo que en 2012, en América Latina se tomaran fuertes posiciones frente a la regulaciones de precio y se iniciara una ola de referenciación internacional de precios que echaron a andar países como Brasil y Colombia, donde cada proyecto de ahorro que han tenido en el sistema ha conducido a que otros países tomen esa misma tendencia y hayan aprendido esas prácticas que han empleado estos dos ministerios.

El corredor de precios

Todavía no se tiene la claridad de avanzar hacia una fase de trabajo face to face con los gobiernos latinoamericanos, claro que hay excepciones, pero estamos en una fase en la cual las regulaciones buscan, a través de referenciaciones internacionales de precios, mantener el corredor de precios con tendencia a los más bajos disponibles para las compras de los gobiernos.

Esto que inició en los años 2010, 2011 y 2012 tiene un límite hoy, y esto se le conoce como fenómeno de elasticidad de precio, el cual genera una fuerza de tensión entre la variable precio y la variable mercado de los medicamentos, que hace que no sea tan eficiente, después de incrementar la referenciación de precios hacia el tercer año, que vuelve a entrar en un proceso de fricción por encontrar la mejor fórmula entre los laboratorios y la referenciación del gobierno.

Por esa razón los gobiernos pasan a la siguiente ola natural, técnicamente hablando: tras una regulación internacional de precios, la segunda ola económica es un mecanismo de compra centralizada para tomar provecho de la referenciación internacional previa y buscar combinaciones entre la referenciación de precio internacional y, luego, una subasta, que en muchos casos conduce al mecanismo de compras centralizadas masivas gubernamentales, por ahora en un solo país, pero pronto asistiremos al perfeccionamiento de compra centralizada entre varios países.

El gran paso

Por ejemplo, México está hoy en frente a una compra centralizada de origen público, pero todavía no cuenta con una comisión de precios que regule y defina a las autoridades sanitarias cómo se hará este proceso; por ahora sólo se hace mediante una negociación y no a través de una regulación. “Considero que hoy México debería de dar el gran paso para la construcción de una Comisión Nacional de Precios en el que exista un proceso deliberativo de marco regulatorio y, luego, el marco regulatorio, aceptado en una discusión con los actores del sistema, pueda ser el que permita poner las bases mínimas para una buena negociación en la compra centralizada”.

De lo contrario, el país enfrentará el ubicar el sobre escondido de menor valor y, así, participar de esa manera, lo cual evita a toda costa la oportunidad de hacer diferencias por valor agregado, el added value, en el modelo de México podría estar muy relegado y con muy pocas oportunidades de demostrar a través de innovación o de productos tecnológicamente superiores el beneficio hacia los pacientes.

Y añade: “Creo que poner un marco regulatorio que hable costo-efectividad y demostración de impacto clínico y económico será fundamental para que ese mecanismo mejore en México y sea un poco más óptimo, o de lo contrario, México tendrá un acceso amplio en medicamentos, pero a medicamentos que no estaríamos garantizando su perfil de costo-efectividad, es decir, no sabríamos la prueba fehaciente de la efectividad de la molécula, y quizás, al no valorar la efectividad, no se alcanza a pasar a la discusión de costo-efectividad, antes de eso cualquier otro genérico o cualquier otro de biosimilar ya le ha quitado las oportunidades de participación en la subasta”.

Mecanismo de compra centralizada

Por otro lado, analizando otros países de la región nos encontramos a Colombia, que lidera el proceso de referencia internacional de precios, el cual será adoptado por América Central, ya el gobierno colombiano ha firmado elementos asociativos con sus contrapartes de Panamá, Guatemala y Republica Dominicana, los cuales, a su vez, constituyen el cuerpo de mayor dominio, el Consejo de Ministros de Salud de Centroamérica y República Dominica (Comisca), que trabaja ahora para perfeccionar un mecanismo de compra centralizada.

El Pacto de Regulación de Precios de Colombia genera unos precios extremadamente bajos por la metodología que se emplea y será aplicado, de seguro, en 2016 y 2017, en la región de América Central.

Hacia el sur

Ricardo Salazar asegura que si se mira más hacia el sur del continente encontraremos países como los siguientes:

  • Ecuador, en el cual la referenciación internacional de precios no está basada en una metodología que haya sido regulada, sino que se encuentra más establecida desde un punto de vista del Estado, de una manera un poco autocrática y con poca maniobrabilidad en temas tanto de demostración técnica-científica del producto como de demostración del precio. Por lo anterior, Ecuador es un mercado interesante para aquellas moléculas de enfermedades en las cuales el patrón de competitividad en el mercado es alto y con competidores escasos, sobre todo para moléculas de enfermedades huérfanas o ultra huérfanas y son un mercado especialmente provechoso para esta situación; no lo es tanto para enfermedades crónico-degenerativas no transmisibles, en las cuales el mercado ejerce en sí mismo una gran cantidad de competidores que se autorregulan por esa vía; de forma adicional, el gobierno generó una posición de precios en una visión gubernamental no basada en una regulación discutida o abierta, sino en una regulación puesta de manera unilateral, que genera disputa y diferencia en ese sentido.
  • En Perú encontramos grandes e interesantes oportunidades, con un sistema de salud cada vez más estructurado, menos fragmentado y que, quizás, también evolucionará a compras centralizadas gubernamentales para abastecer a los distintos aseguradores y los modelos individuales e independientes que existen en el sistema de salud de este país, en donde la referenciación internacional no es el punto de partida, sino la demostración de la efectividad clínica y, más adelante, la negociación uno-a-uno con las cuentas claves de la oportunidad de acceso.
  • En Chile, donde el acceso es bastante eficiente, dado que es un mercado maduro, el cual se parece mucho a los mercados europeos respecto a su madurez y su nivel de regulación de mercado; este mercado ha iniciado procesos importantes en la búsqueda de la regulación internacional de precios y está avanzando en ese proceso, tiene mecanismos centralizados de compra públicos a través de su institución publica para poder hacer evaluaciones de precios al interior y, también, en el exterior para comparar con otro tipo de canastas de precios internacionales; no ha perfeccionado demasiado el mecanismo, pero si esto ocurriera, podría ser una oportunidad, por ejemplo, para quien produce medicamentos genéricos y prime generics; ahí hay una oportunidad interesante con este tipo de modelo como el chileno, al entender que éste no se basa en una gestión del riesgo, sino en una administración de un siniestro, ya que ahí lo que se generan son paquetes de servicios basados en las enfermedades y, en torno a la enfermedad, se hace el análisis económico y una nota técnica frente a los gastos y sobre los temas de medicamentos hay también un rubro atribuible al medicamento. Esto se basa, de alguna manera, en administrar bien el siniestro cuando el afiliado se convierte en paciente, distinto al de la mayoría de los otros países que hacen una gestión del riesgo en la que se busca que el afiliado se convierta en paciente.
  • En Brasil hay toda una visión mucho más estatal de este proceso; es necesario reconocer que la forma de acceso pública a moléculas de lanzamiento de los últimos años, o que estén próximas a ser lanzadas, tienen que estar 100% sincronizadas con los estamentos sanitarios locales para evaluar la costo-efectividad y el margen de precio posible al momento de ser lanzado; en Brasil la evaluación de precios no es para las moléculas que están comercialmente activas, sino para las que están siendo presentadas a lanzamiento se deben someter para hacer la evaluación en ese momento.
  • Argentina es un mercado que ha cambiado mucho, en estos primeros meses del cambio de gobierno con el gobierno del señor Mauricio Macri, y en los siguientes 18 meses, se espera una solidificación de esta nueva tendencia esperando observar cómo se dan los patrones políticos y económicos del país entendiendo que el futuro luce un poco mejor que antes en un mercado altamente regulado por los dueños de casa, es decir, en Argentina los líderes de lejos son las farmacéuticas locales y, por lo tanto, la forma en que están alineados los intereses de los distintos actores en Argentina suele estar emparejada con los intereses industriales del país, lo cual en general, a pesar de la difícil situación económica que tuvo el país, mantuvo oportunidades funcionando para el sector farmacéutico, pero se espera una muy buena aproximación para los siguientes meses cuando el país comience a demostrar esos cambios.

Overview

La anterior es, básicamente, una visión rápida de lo que se puede pensar y exponer en términos de acceso a nivel global, en forma de overview, pero por supuesto hay situaciones muy particulares cuando ya empezamos hablar de biológicos, de moléculas de alto costo y cuando se empiezan a generar estamentos gubernamentales que modifican estas oportunidades de acceso, como los observatorios de precios, los tratados de libre comercio, las iniciativas de Unasur y Mercosur para un procurement process en los siguientes meses y ahí se sofistica un poco ya la situación un tanto país a país y acuerdo-acuerdo.

Es muy importante ubicar el fenómeno de costo-efectividad como un muy poderoso driver a partir de 2016, en general para América latina: para México, Colombia, Brasil y Chile, las demostraciones de costo-efectividad; ya no es de alguna manera accidental en el proceso de cobertura y de garantía de la cobertura de un medicamento, sobre todo en los nuevos medicamentos.

Valores agregados

Éste es un factor trascendental, porque hoy tiene que entenderse, a través de la región de América Latina, que quien quiera lanzar un producto adicional a su dossier técnico farmacéutico tiene que traer preparado un dossier de valor agregado capaz de demostrar un muy buen perfil de costo-efectividad, así como valores agregados tanto al paciente como al impacto social que pueda aportar el medicamento en la sociedad específica en la cual se está sometiendo y entender las perspectivas del stakeholder principal del país. Existirán países de compras muy públicas, otros de compra muy privada, si se entiende cuál es esa perspectiva del stakeholder, la importancia de los enlaces para los pacientes y los impactos en los recursos sanitarios del país, las cosas serán más posibles, en forma común, para América Latina.

De lo contrario, nos encontramos con particularidades como las de México, donde el marco regulatorio puede generar una fuerte barrera para aquellas moléculas que son creadoras de clase terapéutica sobre una línea terapéutica ya existente, que cubra las necesidades básicas de una enfermedad; esto hace que la forma en que se realizan las compras de México no sea tan fácil y la aceptación por parte de las autoridades, ya que las autoridades están en una visión muy de salud pública, que se traduce en que la mayoría de la población pueda recibir, por lo menos, los medicamentos que controlan, de forma general, la mayoría de enfermedades que sufre la población de ese país contra la epidemiología y la incidencia local, en un nivel de calidad intermedia. Ese es el concepto de la salud pública.

Ricardo Salazar será conferencista sobre este tema en nuestro magno 10º Congreso anual “eyeforpharma América Latina” – Conoce el programa completo y conferencistas aquí.

comments powered by Disqus