Trabajar en Conjunto con Sector Público

Entrevista con Araceli Aguirre Granados, Head de Planeación de Acceso, de Janssen

Esta entrevista ha sido creada como parte de nuestro 7º congreso anual “Acceso al Mercado México 2016” (3-4 de octubre, Ciudad de México) donde Araceli Aguirre es ponente y expondrá con más detalle este caso de éxito.

Jorge Arturo Castillo

“En el mundo podemos aprender de los diferentes modelos de acceso implementados, sin embargo, es importante resaltar que la infraestructura, la regulación y recursos humanos y tecnológicos (bases de datos, expediente electrónico) en México han jugado un papel en la lenta adopción de estos modelos, pero el trabajo en conjunto con las instituciones y la voluntad de ambas partes es crucial para poder implementar un modelo”, expresa en entrevista exclusiva para eyeforpharma Araceli Aguirre Granados (1), Head de Planeación de Acceso de Janssen.

Sobre el panorama de las estrategias de acceso en México y otros países latinoamericanos, Aguirre Granados detalla que la tendencia en acceso se compone de los siguientes factores:

  • Una atención en salud compleja.
  • Los sistemas de salud están fragmentados.
  • Existen distintas prioridades en cada institución.
  • Hay restricciones presupuestarias e incertidumbre en la distribución de los recursos y su impacto económico y en salud.
  • Con mayor conocimiento es posible planear el impacto a largo plazo en la adopción de un medicamento.
  • Se han aplicado restricciones al acceso de medicamentos innovadores.
  • En el caso de México, hay Torre de Control.
  • Existen limitaciones de dosis y de uso.
  • En el país hay un incremento del uso de genéricos.
  • Hay poca cobertura de medicamentos innovadores.

Donde hay más gasto en salud

En el mundo, dice la entrevistada, “se han propuesto alrededor de 400 modelos innovadores para negociar y capturar el valor de los productos mediante la disminución de la incertidumbre en la asignación del presupuesto del pagador, con el fin de proporcionar acceso a los pacientes”.

Desde la perspectiva de Aguirre Granados, las áreas terapéuticas en donde se ha investigado más son: oncología, reumatología, neurología, etcétera, es decir, “que es justo donde por lo regular hay más gasto en salud”.

Por modelos innovadores

Sin lugar a dudas, subraya, “las empresas farmacéuticas están a la búsqueda de la implementación de modelos innovadores en acceso, para lo cual es necesario no sólo conocer a detalle las necesidades de las instituciones, sino profundizar en ellas”.

A la par de la escasez de recursos públicos y privados, asegura Aguirre Granados, “se busca un mecanismo que permita apoyar la optimización de los recursos financieros disponibles y acercar las nuevas tecnologías de manera eficiente a los pacientes mexicanos que las requieran”.

Los nuevos modelos en acceso, sugiere, pueden estar basados en acuerdos financieros o de utilización, o bien, en acuerdos basados en desempeño. Para lograr lo anterior, asegura Aguirre Granados, es necesario conocer si el modelo cuenta con las siguientes características:

  • Atractivo: ¿el modelo es la mejor opción si se toma en cuenta la incertidumbre asociada con el medicamento?
  • Recolección de información: ¿cuál es el método más apropiado para recolectar evidencia al considerar la incertidumbre?
  • Implementación: ¿cómo serán implementados y reportados los resultados del modelo?
  • Evaluación: ¿el modelo consiguió sus objetivos iniciales? ¿Fue de valor para la farmacéutica, para los pacientes y para el sistema de salud?

Impacto en el presupuesto

Sobre las nuevas formas de comunicar a los pagadores (gobierno), los costos-beneficios a largo plazo de los medicamentos, la entrevistada recalca: “Es indispensable contar con información de la institución, es decir, epidemiología (prevalencia e incidencia), cuántos pacientes son candidatos a la terapia que se ofrece, la eficacia y seguridad del medicamento de preferencia en la vida real”.

También, asevera, es crucial recolectar insights, lo que es muy importante, ya que así se podrán conocer cuáles son sus necesidades y, de esta manera, se podrá adaptar un modelo apropiado y a la medida a éstas, “puede ofrecerse un modelo diferente según la institución”.

Aguirre advierte: “Habrá que demostrar el impacto de los modelos de acceso en el presupuesto a corto y largo plazo, lo cual es primordial, ya que también hay que considerar que los presupuestos en las instituciones son anuales y que la mayoría de estos modelos son para enfermedades crónico-degenerativas”.

Luego, rememora la entrevistada de Janssen, viene la parte de conocer los procesos y los recursos utilizados en la implementación; “además que quitar carga administrativa puede ser interesante para la institución”.

Y destaca: “Los institutos de salud en México pretenden hacer algo diferente: quieren saber cómo se utiliza, en conjunto, el presupuesto para la salud asignado de la mejor manera posible, con el fin de tratar a más pacientes, es una forma nueva que no existía antes y que hoy se ve factible”.

Aguirre Granados finaliza la entrevista al decir: “Es fundamental conocer la regulación, tanto de la institución como de la compañía farmacéutica. Con todo lo anterior, en conjunto, se podrá mitigar la incertidumbre para la institución”.

Caso de éxito Janssen: Riesgo compartido y esquema de buena voluntad

Aguirre Granados comparte una historia de caso real aplicado en Janssen:

Todo inició con una invitación de la SSA en México para implementar diferentes esquemas en el país para el acceso a la industria farmacéutica, lo cual estaría muy alineado a lo que había trabajado en Janssen en los últimos años.

Se trataba no sólo de acompañar la innovación de medicamentos, sino que todos estos nuevos fármacos vinieran acompañados de diferentes sistemas, o de diagnóstico, o de acceso, o de división de desempeño.

Era necesario ver qué se podía alinear con productos que estuvieran disponibles en México, además de esquemas que se habían implementado en alguna otra parte. De esta manera, se encontró un modelo en Inglaterra que se podía adaptar a las necesidades del sistema de salud mexicano y se comenzó a trabajar con él.

Después se tuvieron varias reuniones de trabajo entre Janssen y la SSA, con el fin de decidir qué oportunidades que estaban a la vista y los puntos específicos que se tenían que adaptar a México.

Durante tres meses consecutivos ambos equipos se reunieron cada semana y, así, el grupo de Janssen se aseguraba de que sus planteamientos fueran realistas, aplicables y acordes con la realidad mexicana, además de que pudiera satisfacer las necesidades requeridas.

El programa se enfoca, sobre todo, en el mieloma múltiple, y es importante porque el gobierno invierte gran parte de su presupuesto en el tratamiento las enfermedades oncológicas.

La idea principal era ver cómo con un medicamento que ha tenido una eficiencia demostrada, tanto en laboratorios clínicos como en la práctica de la vida real, se traducía en un modelo donde el gobierno pagara, en específico, sólo cuando el medicamento respondiera. Es un modelo de riesgo compartido.

Si no se llegaran a obtener los resultados esperados, la institución del gobierno recibiría un reembolso por lo que había comprado; el producto se quedaría sólo cuando demostrara la eficacia en los estudios clínicos.

Las negociaciones iniciaron bajo un esquema de buena voluntad y ese fue justo el factor de éxito de este proceso, ya que tanto la industria farmacéutica como la SSA en México entendían que era la primera vez en el país y que todas las partes aprenderían durante el proceso.

En la integración de la propuesta, concluyó la entrevistada de Janssen, participaron muchas personas: “Fue un equipo, no es una propuesta de una sola persona u organización, sino que se incorporaron a las diferentes funciones dentro de la empresa: Comercial, Acceso, Dirección Médica, y se mezcló lo local, regional y global. Empezamos a crear algo diferente, nunca antes aplicado en México”.


(1) Es maestra en Administración de empresas por la ULA. Es Head de Planeación de Acceso en Janssen. Cuenta con ocho años de experiencia en el sector farmacéutico, ha trabajado en Wyeth y en UCB donde tuvo a su cargo la región de América Latina. Antes, trabajó tres años como consultora en farmaeconomía en RAC Salud Consultores. 

comments powered by Disqus