Centralidad del Paciente Digital

eyeforpharma conversó con Antonio Carrasco Ruíz, CEO de PLM Latin America

En su opinión…

En el ecosistema de salud, el paciente está en el centro. Es con base a sus condiciones y enfermedades que los servicios de salud giran a su alrededor y determinan el tratamiento individual que mejor se ajuste a su vida y padecimientos. De hecho, los servicios de salud buscan que el paciente se involucre en su tratamiento, en una oferta que se acople a una demanda determinada por él  como individuo y suma de sus circunstancias. Al entenderlos se ofrecen soluciones que se ajusten a su vida y comunidad o entorno.

La naturaleza de las enfermedades crónicas, los avances tecnológicos (sistemas de información) y científicos sobre el genoma y los fármacos biotecnológicos han dado paso a una nueva cultura sobre el tratamiento, cuidado y seguimiento de la enfermedad del paciente. Al ubicarnos en una oferta centralizada en el paciente, los servicios de salud se involucran y comprometen con éste. En especial, los médicos, hospitales y la industria farmacéutica hoy experimentan un cambio en su cultura sobre cómo curar o llevar una mejor vida con quien padece.

El cambio tecnológico facilita el concepto de centralidad del paciente porque permite guardar, procesar, intercambiar y colaborar con información del individuo para formar diagnósticos más precisos, basados en sus circunstancias de salud y vida, en los tratamientos ajustados a éstos y también da pie a un seguimiento del tratamiento en el largo plazo.

El mejor ejemplo son los expedientes clínicos electrónicos (ECE) u hojas o historias clínicas electrónicas, las cuales se han desarrollado desde 1970. Nacidos como ficheros electrónicos para llevar de forma ordenada la información del paciente y registrar los eventos relevantes de sus enfermedades y tratamientos, han sido el primer paso para facilitar y manejar eficientemente la historia del paciente. Sin embargo, no es hasta nuestros días que el desarrollo de la tecnología logró que ese fichero electrónico evolucionara a un instrumento cognitivo, colaborativo, interoperable y generador de nuevos datos e información que antes eran inexistentes.

En efecto, hoy los sistemas relacionados con los ECE utilizan gran capacidad de procesamiento para alertar y proponer los mejores tratamientos a partir de procesos cognitivos que “entienden” los signos, enfermedades y condiciones del paciente. Los nuevos sistemas de análisis semántico son diseñados para leer los repositorios de millones de artículos científicos, libros, imágenes y otros ECE en fracción de segundos para proponer tratamientos innovadores, o más adecuados a las circunstancias del paciente,  mejorar la probabilidad de éxito y con ello el costo asociado al tratamiento individual (link). 

Adicionalmente, los ECE de hoy facilitan la colaboración de distintos especialistas que comparten la misma información del paciente sin importar la ubicación geográfica y, muchas veces, el idioma. Más aún, los ECE ahora interoperan con otras máquinas para saber el seguimiento de signos del paciente remotamente con el internet de las cosas (internet of things), aplicaciones móviles prescritas para llevar una adherencia al tratamiento o manejo de su enfermedad y hasta robots que procuran al enfermo. Finalmente, todos estos servicios que trabajan alrededor del paciente generan información que nunca antes se había tenido y que hoy es procesada y analizada con tecnología de grandes datos (big data) dando acceso a la ciencia in sillico, un nuevo conocimiento generado por las propias máquinas.

Es así como estos medios electrónicos desempeñan un rol fundamental para  individualizar la medicina y tratamientos, además de permitir a los servicios que orbitan alrededor del paciente en el ecosistema de salud involucrarse y comprometerse con él y, no por menos importante, reducir costos asociados al sistema por mejores diagnósticos, tratamiento y prevención de enfermedades.

comments powered by Disqus